f La célula. | ¡REVITALIZATE!

La célula.

 Lo más asombroso de las células del organismo es su vitalidad y su movilidad. La membrana celular emite una especie de seudópodos, los llamados cilios, que se agitan incesantemente como los tentáculos de un calamar y modifican la posición de la célula en el seno del líquido intersticial; estas micro vellosidades se repliegan luego hacia el interior de la célula. A su vez el núcleo es capaz de girar y los miles de microórganos del plasma celular cambian constantemente de posición en ese medio acuoso; algunas partes de las células se dividen, y luego vuelven a unirse. Al mismo tiempo, millones y más millones de nutrientes y sustancias de desecho circulan en todos los sentidos por un asombroso laberinto de canales, y tienen lugar decenas de miles de reacciones químicas por segundo.
«Lo crea usted o no, la célula es capaz de sentirse feliz», asegura un bioquímico estadounidense. En efecto, las células se alegran cuando reciben los nutrientes que necesitan; si esta situación se mantiene, conservarán sana su estructura y será imposible averiguar si pertenecen a una persona de setenta años o a una de treinta.
 Es decir, que si deseas mantenerte física y mentalmente joven, debes pensar un poco más en tus 70 billones de células.
 Empezando por saber algo más acerca de ellas.
La salud y la enfermedad de 70 billones de células Encerrado en la membrana celular, el citoplasma forma con su medio millón de unidades, o tal vez más, la sustancia de la célula. Es un medio viscoso en el que flotan los elementos celulares, más o menos retenidos por el retículo endoplasmático, un sistema de finas membranas visible sólo al microscopio electrónico.
La parte más importante de la célula es el núcleo con sus ácidos nucleicos, que son unas proteínas por desgracia demasiado sensibles al ataque de los radicales libres. Estas moléculas agresivas, si el sistema inmune no consigue frenarlas al nivel de la membrana celular, van derechas al núcleo para mordisquearlo; y una vez atacado el núcleo, el cual contiene todos los cromosomas y los genes que determinan nuestros caracteres hereditarios, entonces la célula se desestabiliza y el «envejecimiento» es definitivo. Esto sucede cuando notas que la salud te falla, que la tensión nerviosa y el estrés empiezan a hacerte mella por quemar las noches en los bares o en los parties, o por alimentarte a bace de hamburguesas y patatas fritas.

Share on Google Plus

About Andres Veda

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment